El senecio rowleyanus -conocido como planta rosario, por la forma que tiene- es una planta que antes no me llamaba mucho la atención. Sí, unas bolas muy monas, colgantes, pero no le encontraba el encanto a una planta con tendencia a caer lacia y sin movimiento.

Poco a poco fui aficionándome a las suculentas, principalmente a sedums, aeoniums y kalanchoes. Plantas con hojas grandes, carnosas pero planas, más del estilo de lo que yo consideraba “normal”. Un día, de visita al vivero, buscando crasas para una cesta colgante, se me ocurrió comprar la planta de las bolitas.

cesta con senecio rowleyanus

Buscaba algo que cayera por los bordes de la cesta, no importaba que no tuviera flores y tampoco quería nada que fuera invasor porque se apoderaría de la cesta -como suele pasar cuando pongo una cinta-. Así que compré una maceta de esta variedad de senecio y la dividí en plantas pequeñas para ponerlas por los bordes de la cesta.

El resultado me gustó de inmediato, las bolitas caen de forma que parecen gotitas de agua desbordando el contenedor y le da efecto de movimiento. Si, ¡una planta que en principio me parecía tan estática!

senecio rowleyanus

Luego llegaron las flores y descubrí otro de sus encantos. Son pequeñas, de esas florecitas que casi no llaman la atención pero que al observarlas de cerca, son espectacularmente diferentes. Pensaréis que soy una exagerada, pero adoro observar y admirar hasta la más pequeña de las flores. Confieso que para esto un buen objetivo fotográfico ayuda (a pesar de ser una pésima fotógrafa).

Esta historia comenzó el verano pasado, que fue cuando compuse la cesta colgante que veis para la entrada de casa. De las plantas que puse en ella -verbena, bacopa y senecio- sólo ha sobrevivido el senecio. Es otra de sus virtudes, es una planta rústica y resistente que puede pasar con poca agua.

Este año, al revisar todas las macetas donde planté gajos de este senecio, he descubierto lo mucho que ha crecido. Se ha pasado todo el otoño y el invierno haciendo bolitas nuevas al final de los tallos. Ahora parece una larga melena que ha crecido y necesita un corte de puntas. Está preciosa y no podía dejar de recomendarla.

senecio rowleyanus

suscríbete