¿Cómo ha comenzado la semana? Para mi tranquila, gris, pero alegre, porque el finde estuvo lloviendo y las plantas de mi jardín parece que estén despertando de su letargo invernal. Hoy dediqué un ratito a podar algunos arbustos (la salvia, la adelfa, el hinojo y el sedum) y poco más, el suelo está mojado y hace frío de manera que voy poquito a poco.

Y mientras continuamos esperando la ansiada primavera navego a ratitos por la red en busca de cosas bonitas. Hoy encontré unas imágenes especiales, una preciosa floristería que me ha hecho recordar mi casa familiar cuando era niña. Mi familia y yo vivíamos en un bloque de apartamentos, yo tendría unos 10 años, y en uno de los bajos comerciales abrieron una tienda de flores.

No tenía en absoluto el glamour de esta que os traigo en las fotos, pero para mi era un lugar de ensueño, lleno de claveles, rosas, margaritas y otras flores de las que desconocía el nombre. Me encantaba entrar y ver como preparaban los ramos.

La de este post es la floristería de Amy Merric, en Brooklyn, New York. Amy, según leo, es diseñadora floral y escritora. Realiza arreglos combinando flores y otros materiales según la estación y en su taller enseña a otros floristas a arreglar las flores con su estilo peculiar.

Os dejo con estas bellas imágenes y os deseo feliz semana.

floristería

floristería

floristería

floristería

floristería

floristería

floristería

floristería

floristería

Fotografías: Amie Merrik

suscríbete