Son fuentes sencillas y elegantes, el “must have” de cualquier jardín. Se integran a la perfección en cualquier ambiente, ya sea campestre, minimalista como algo más clásico.

Y para mi jardín, tan pequeño, es la opción ideal. No tardaré en instalar una, echo de menos es sonido del agua en verano.