Con la primavera recién estrenada es el momento de disfrutar de las floraciones que ya van apareciendo. Unos cuidados siempre convienen para que nuestro jardín esté todavía más bonito:

  1. Es el momento de plantar los bulbos que florecen en verano: dalias, azucenas, gladiolos, etc.
  2. Sembrar y plantar plantas nuevas para reponer las que pudieran haberse helado o estropeado en invierno.
  3. Proteger las plantas jóvenes para suaves heladas ocasionales.
  4. Resembrar y acondicionar el césped. Es muy conveniente escarificar y airear en esta época, posteriormente aportarle nutrientes.
  5. Aumentar progresivamente la frecuencia del riego.
  6. Aportar materia orgánica o fertilizantes al suelo.
  7. Cortar las flores según se van marchitando para favorecer la aprición de nuevas.
  8. Multiplicar plantas por esquejes y acodo.