Hoy os muestro el patio de mi hermana Lucía, un espacio urbano transformado en jardín. El ambiente acogedor y familiar que lo caracteriza, hace que desde la primavera hasta el otoño se convierta en el corazón de la casa.

Abrigado en invierno y soleado en verano, la presencia de flores está asegurada durante casi todo el año. Las plantas están elegidas con cuidado para conseguir una masa vegetal frondosa pero proporcionada. Alguna planta con flor de temporada refuerza el colorido según la estación.

Las claves de este patio son las amplias jardineras adosadas a la pared y el toldo, que proporciona intimidad resguardando la vista desde los edificios cercanos.